Casi nadie ha probado esa clase amor -comentó como cobrando ánimo a pesar del desastre que era su vida-. Yo por lo menos lo probé una vez.
Cuanto más felices pueden ser las personas, más infelices se vuelven.